Dietas Gratis, Bajar de peso ya, Régimen fácil, Dietas rapidas, Adelgazar comiendo Trucos para Adelgazar fácilmente

http://www.sitenordeste.com Dietas ya
 

Inicio
Sección de dietas
Kiosco saludable
Recetas de Cocina Fácil
Mapa del sitio
Trucos para adelgazar

Nutrientes críticos
Gráfica de la alimentación
Manual de dietas especiales
  

 
 

 

 

Búsqueda personalizada

Dieta Atkins

¿EN QUE CONSISTE LA DIETA DEL DR. ATKINS?*
¿COMO HEMOS LLEGADO A ESTO?

¿No es asombroso como cualquier cambio en nuestra vida, al cabo de un
cierto tiempo lo asumimos como "natural"? Yo aún recuerdo el asombro
colectivo (todos haciendo corro entre ! Ohs¡ y ¡Ahs! ante el primer
ordenador y la primera impresora en la oficina.

Hoy en día nos parece "natural" que encima de cada mesa de cada oficina haya un ordenador... Pero el mayor cambio que occidente ha sufrido en los últimos tiempos no ha sido el electrónico. Ha sido el cambio dietético. Hoy día nos parece "natural" comer como comemos, salvo cuando desembalamos algún alimento precocinado y decimos aquello de "Estos americanos... a saber que lleva ésto", y nos lo comemos igual. Pues bien dejadme que os diga que lleva éso: azúcar. Hoy día todo parece llevar azúcar: comida precocinada, enlatada, salsas, pan, medicinas, pastas de dientes... No es necesario en absoluto que sepa a dulce. Ni siquiera de lejos. El azúcar siempre está ahí . Basta mirar la lista de ingredientes...

En el siglo XVIII el consumo medio de azúcar por persona y año, incluyendo la miel, no llegaba a los dos kilos. Hoy día es de más de 100 en algunos casos y de más de 70 en la mayoría... y eso sólo de azúcar. No hablemos de harinas refinadas, que entonces prácticamente no existían.

Esto no es "natural". Nuestro cuerpo no está diseñado para ello. Ni siquiera es "natural" la pretendida alimentación "natural" que nos quieren
vender...

El aumento desmedido en los últimos cien años de los Hidratos de Carbono (HC de ahora en adelante) en la dieta ha ido parejo del aumento de los ataques al corazón, infartos cerebrales y, por supuesto (y sobre todo), obesidad.

Sin embargo nadie parece querer ver éso. La culpa se le hecha a la grasa.
Piénsalo un poco: grasa se ha comido desde hace unos dos millones de
años... y los ataques al corazón eran desconocidos casi por completo. Se puede alegar que la gente tenía que correr tras el bicho para conseguir la grasa, que la cantidad total no era mucha, etc. Pero en los siglos pasados los reyes y demás comían carne y grasa todos los días y, diría yo, en todas las comidas. Ninguno murió de ataque al corazón o de obesidad. Sus clásicas enfermedades eran la gota, por exceso de grasas (que ningún exceso es bueno), y la hemofilia (por consanguineidad, pero eso es otra historia...).
Nuestro cuerpo está perfectamente preparado para vérselas con la grasa.
Pero esa invasión de H C, eso es otra historia.

LA TEORÍA
En este punto, no me quiero enrollar demasiado. Los fundamentos científicos y bioquímicos de la dieta están maravillosamente explicados en los libros de Atkins. Tan sólo haré un pequeño resumen en honor de los que se acercan por primera vez a ésto de las "dietas bajas en Hidratos de carbono . Si alguien encuentra alguna inexactitud, por favor, que me lo haga saber. Escribo de memoria, de lo que recuerdo del libro y si algún fallo, la culpa es exclusivamente mía.

Según Atkins y otros, el problema de la obesidad no está generado por el
exceso de calorías. Mejor dicho: sí está generado por ingerir u n exceso de
calorías, pero este exceso no suele ser por culpa de una glotonería o
"falta de voluntad" o "ser de buen comer" o cualquiera de los eufemismos habituales. Antes al contrario tiene causas bioquímicas y no mentales.

Dicho de otra manera: Si eres gordo es por culpa de cómo utiliza tu cuerpo aquello que comes y de cómo tu propia cuerpo te impulsa a comer más de lo que necesita.

Hasta ahora la escuela "oficial" de dietética no contempla más allá de los
cálculos estándar: Si la energía consumida es mayor que la energía ingerida entonces obesidad. Y de ahí no los sacas. Todo aquello que vaya
contra ésta sacrosanta fórmula es para ellos una dieta estrambótica,
pasajera y potencialmente dañina.

Pero hay muchos indicios de que esto es incompleto. La teoría oficial no
entra en el por qué hay personas que se ven compelidas a comer en exceso.

Personas para las que nunca parece haber suficiente. Como explicación a ésto (y ¡ojo! que a los gordos nos va la vida en ello) Atkins propone que la obesidad está relacionada con el modo en que nuestro cuerpo metaboliza los azúcares y el mecanismo de la insulina:

La insulina es una hormona que se genera en el páncreas. El cuerpo la
utiliza para mantener estable el nivel de glucosa en la sangre. Su misión,
entre otras cosas, es hacer que las células del cuerpo admitan en su
interior y procesen la glucosa que les llega con la sangre, con lo que
ésta pasa de la sangre a las células. También tiene que ver con la
transformación de la glucosa que no pueda ser almacenada en las células en grasas (triglicéridos, colesterol, etc) que luego se almacenan.

Por último tiene también mucho que ver con los niveles de otra hormona, la serotonina, que es la responsable de emitir la sensación de saciedad.
Según Atkins los obesos tenemos (y propone toda una serie de pruebas para comprobarlo por uno mismo) descompensado este mecanismo.

En una persona normal funciona así: Cuando desciende el nivel de azúcar en la sangre, sientes hambre. Entonces comes. La glucosa, es decir azúcar o alimentos capaces de transformarse rápidamente en glucosa -l os H C-, pasa al torrente sanguíneo. El páncreas genera la cantidad de insulina necesaria para que dicha glucosa pase a las células y el nivel de insulina va decreciendo. A medida que decrece, se eleva el nivel de serotonina, con lo que se dispara la sensación de saciedad, se deja de comer y el cuerpo recupera su equilibrio.

En una persona obesa éste mecanismo está alterado y funciona, más o menos así: Cuando comes H C, la glucosa pasa al torrente sanguíneo. El páncreas genera una cantidad excesiva de insulina, lo que provoca una absorción excesiva por parte de las células de la glucosa que hay en la sangre y, por supuesto, la transformación de parte de la glucosa en grasas (Triglicéridos y colesterol) que luego es almacenada. Esto hace que el nivel de glucosa en la sangre baje más de la cuenta, más incluso que antes de comer, y que al cabo de poco tiempo vuelvas a sentir necesidad de comer, en especial algo dulce. Si lo haces, el círculo vicioso vuelve a empezar.

Este fenómeno de niveles inestables de glucosa en la sangre se denomina hipoglucemia. Atkins sostiene que los niveles estándar para
diagnosticar la hipoglucemia han sido muy exagerados, y que el 75 y 80 % de los obesos padecen dicha enfermedad.

Existen, y Atkins aconseja a todo obeso que se los haga, una serie de test sanguíneos que determinan sin lugar a duda si eres o no hipoglucémico (curva de tolerancia a la glucosa de 4 horas, etc.). Pero al margen de lo que digan los test, también existe una sintomatología típica que incluye alguno o todos de los siguientes síntomas:

Preferencia absoluta por las comidas con HC (Dulces, bebidas con azúcar o el pan, las patatas, las pastas, el arroz, etc. )

Un bajón de energía después de haber comido.

Bajones de energía durante el día.

Ansias repentinas de comer algo dulce.

Necesidad de volver a comer al poco tiempo de haber comido hidratos...

Miedo, casi como el de un adicto, a que falte comida rica en HC (Se ha
llegado a acuñar el término "Adicción a los Hidratos de Carbono" por
algunos autores)

Necesidad de comer entre horas, especialmente dulces.

Necesidad de comer por las noches...

...Y muchos más que ahora no recuerdo.

Con el tiempo, además de en obesidad, ésta condición se transforma en un estado de resistencia a la insulina, es decir, ante la presencia continua de elevados niveles de insulina en la sangre (hiperinsulinemia), el cuerpo parece ignorarla hasta cierto punto, lo que provoca que el páncreas genere aún más insulina para mantener el nivel de azúcar en sangre en límites tolerables.

La culminación de todo esto es la diabetes. Atkins dice que un obeso, cuyos padres fuesen diabéticos, y que presente síntomas de hipoglucemia es, por definición, un pre-diabético.

La buena noticia es que se puede romper este círculo vicioso, tanto para
combatir la obesidad, como para estabilizar los niveles de glucosa,
colesterol y triglicéridos en la sangre. ¿Cómo? El Dr. Atkins propone una
reducción drástica de la cantidad de HC.

SECCIÓN DE DIETAS - RÉGIMEN FÁCIL

DIETA PARA CELIACOS
DIETA QUEMA GRASA
DIETA DE LOS CÍTRICOS
DIETA PARA ADELGAZAR 8 KG EN UN MES
DIETA ANTIESTRÉS
DIETA QUE CONTRA LA ANSIEDAD
DIETA PARA SITUACIONES DIFICILES
DIETA DE LA PIZZA
DIETA ESTRICTA
DIETA PARA ADICTOS A LOS HIDRATOS DE CARBONO
DIETA PARA DIABÉTICOS
DIETA DE SOPA DE COL DE UNA SEMANA
DIETA DEL ASTRONAUTA
DIETA HEPATOPROTECTORA
DIETA DE LA MUJER TRABAJADORA
DIETA BUDISTA
EL AYUNO
DIETA DEL TOMATE
DIETA PARA LA CONSTIPACIÓN
DIETA DE ALIMENTOS COMBINADOS
DIETA FELIZ
DIETA VEGETARIANA
DIETA VARIADA 2
DIETA DEL DÍA DE ELIMINACIÓN
DIETA DEL ESTUDIANTE
DIETA MEDITERRÁNEA
DIETA DISOCIADA
DIETAS DE LAS PASTAS QUE NO ENGORDAN
DIETA PARA DESINTOXICARSE EN 24HS
ANTI DIETA
DIETA DEL TOMATE Y ANANA (PIÑA)
DIETA DEL PAN Y MANTEQUILLA
DIETA PARA EL ASMA
LA DIETA ANTIDIARREICA O ASTRINGENTE
LA DIETA DEL ARROZ
DIETA ANTICELULITIS
DIETA BÁSICA DE 900 CALORÍAS AL DÍA
DIETA BÁSICA DE 1000 CALORÍAS AL DÍA
DIETA BÁSICA DE 1200 CALORÍAS AL DÍA
DIETA DE 1500 CALORÍAS AL DÍA
DIETA PARA DESHINCHARSE Y DEXINTOXICARSE
DIETA PAV
DIETA KS
DIETA IRS
DIETA PRIMERA SEMANA
DIETA SEGÚN EL GRUPO SANGUÍNEO
DIETA DE LA ZONA
DIETA SIN LACTOSA
DIETA DE LAS 6 COMIDAS
DIETA PARA BAJAR MÁS DE 10 KG.
DIETA PARA ADELGAZAR SIN PASAR HAMBRE
DIETA DE ANSIEDADES
DIETA ANTIFRACASO
DIETA CONTRA LA CELULITIS
DIETA PARA DEPORTISTAS
DIETA DE EMERGENCIA
DIETA EXTREMA
DIETA HIPOCALÓRICA
DIETA LIBRE
DIETA DE LA PASTA
DIETA CON PASTA
PSICODIETAS
DIETA RELÁMPAGO
DIETA DEL TÉ CON ALGA FUCUS VESICULOSUS
DIETA DEL YOGURT
DIETA HIPERTENSIÓN
DIETA RICA EN FIBRA (LAXANTE)
DIETA OPORTUNA
DIETA DE 1070 CALORIAS
DIETA DEL TÉ ROJO
DIETA CHINA
DIETA JAPONESA
DIETA MACROBIÓTICA
DIETA NATURISTA
DIETA DEL BUEN COMER
DIETA NATURAL
DIETA ANTI-COLESTEROL
DIETA DE LA MANZANA
DIETA DE LA MANZANA MODERADA
DIETA PARA PERDER PESO
DIETA DEL CHOCOLATE
DIETA AYURVEDA
DIETA POR PUNTOS
DIETA FUERA DE CASA
DIETA FUERA DE CASA II
DIETA DE LA PAPA
DIETA PARA QUINCEAÑERAS
DIETA DEL EJECUTIVO
DIETA DE LOS 7 KILOS
DIETA PARA ADICTAS A LAS DIETAS
DIETA DE LOS 3 DÍAS DISOCIADOS
DIETA DEL TÉ
DIETA EXPRESS
DIETA ESPECIAL
DIETA DEL COLON IRRITABLE
DIETA MODIFICADA PARA HIPERCOLESTEROLEMIA
DIETA DEL INSTITUTO DEL CORAZÓN DE MIAMI
DIETA PARA ENGORDAR
SUPERDIETA
DIETA DE ARROZ, POLLO Y MANZANAS
DIETA DEL MELOCOTÓN
DIETA DEL VASO DE AGUA
DIETA ATKINS
DIETA DE LA SAVIA Y LIMÓN
DIETA DE LA CLÍNICA MAYO
DIETA BODY CARE (1000 CALORÍAS)
CRONODIETA
DIETA DE BROOKE SHIELDS
DIETA DE BEVERLY HILLS
DIETA SCARSDALE
DIETA DE STILLMAN
DIETA DEL PROGRAMA DE OBESIDAD DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA
DIETA DE COLETTE LEFORT
DIETA DE DEMIS ROUSSOS
DIETA DESINTOXICANTE DE 24 HORAS
DIETA DIURÉTICA
DIETA ANTICELULÍTICA
DIETA DEPURATIVA CON LICUADOS
DIETA DE GAYLORD-HAUSER
DIETA DE ELIMINACIÓN
DIETA POR DESCOMPOSICIÓN QUÍMICA
DIETA DE LA FUERZA AÉREA
DIETA DE LAS DOS FASES
DIETA DEL COSMONAUTA
DIETA DEL DR. TERRY SHINTANI
DIETA DISOCIADA PARA ÉPOCA DE FIESTAS
DIETA PARA COMBATIR LA CELULITIS
DIETA SANA DEL DOCTOR GRASCHINSKY
DIETA DEL DR. SHELTON
DIETA DEL SLIM FAST
DIETA DE LAS PROTEÍNAS
AL
IMENTACIÓN Y NUTRICIÓN-ALIMENTACIÓN EN LA TERCERA EDAD
ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN-CONCEPTOS BÁSICOS NUTRIENTES
DIETA BLANCA-PARA SANGRE OCULTA EN MATERIA FECAL
DIETA BLANDA GÁSTRICA
DIETA DIABÉTICO-ALIMENTOS QUE DEBEN EVITARSE
DIETA DIABÉTICO HIPOHIDROCARBONADO
DIETA HIPERCALÓRICA-HIPERPROTEICO HIPERCALÓRICO
DIETA HIPOCALÓRICA
DIETA HIPOGRASO O BAJO EN GRASAS
DIETA HIPOPURINICA
DIETA HIPOSÓDICA
DIETA PARA ANEMIA
DIETA PARA DIARREAS
DIETAS RICAS EN FIBRAS
DIETA DE LA SANDÍA
DIETA DEL MELÓN - ADELGAZAR COMIENDO MELÓN
 

LA DIETA
La dieta de Atkins tiene tres fases: La de inducción, la de pérdida
progresiva y la de mantenimiento. Diferenciándose únicamente en la
cantidad de hidratos que se ingieren.

LA FASE DE INDUCCIÓN:
Cuando uno come hidratos de carbono, el cuerpo los utiliza preferentemente a cualquier otra fuente de energía. Por tanto no puedes esperar quemar grasas almacenadas en presencia de dichos hidratos (a no ser que comas menos de los que tu cuerpo necesita, lo que significa pasar hambre...).
Por eso la dieta comienza eliminando completamente los hidratos de carbono durante dos semanas (Eso de completamente se matizará después). Cuando suprimes éstos de la dieta, el cuerpo utiliza los que tiene almacenados en el hígado y los músculos en forma de glucógeno. La reserva de glucógeno no es muy grande, apenas tres o cuatro días como mucho.

Pasado éste tiempo, y en vista de que no se consumen más hidratos de carbono, el cuerpo segrega una serie de hormonas que provocan la puesta en marcha del sistema secundario de obtención de energía: la grasa almacenada. A partir de ahí, se empieza a adelgazar de verdad. Al descomponer la grasa, el cuerpo genera unas sustancias, que son las que se utilizan como combustible llamadas cuerpos cetónicos o cetonas. La presencia de éstas cetonas en la orina indican que estás quemando grasa, y es algo deseable en ésta dieta.

(Ojo, no confundir la cetosis inducida por la dieta con la cetosis
producida por otras causas. Hay una enfermedad llamada acidosis -o
cetoacidosis, que de ambas maneras lo he visto escrito-, uno de cuyos síntomas es "tener acetona". Pero la acetona no es la enfermedad en sí,
sino un síntoma.) Por tanto, transcurridos cuatro o cinco días, podemos
hacernos un test de acetona en la orina con unas tiritas que se venden en
las farmacias. Si el reactivo se vuelve púrpura, enhorabuena, estás
adelgazando.

Por eso se denomina a ésta fase de inducción, porque se pretende inducir el estado de cetosis. Durante estas dos semanas no todo lo que se pierde es grasa, el glucógeno se almacena con agua (un gramo de glucógeno, tres de agua), por lo que gran parte del peso perdido es agua que se elimina al quemar el glucógeno.

En ésta fase se elimina completamente los hidratos de carbono.
Completamente quiere decir "casi" completamente. En realidad lo que se
intenta es mantener una ingesta de 20 gramos de hidratos de carbono máximo al día.

¿Qué es lo que se come?
Sin más límite que tu hambre:
Carne, pescado y mariscos, de cualquier tipo excepto hígado y en cualquier cantidad que quieras.

Grasas de cualquier tipo: aceites, mantequilla, mayonesa, etc. También sin límite.
Huevos, en la forma y cantidad que quieras.

Con cierta moderación:
Quesos curados o semicurados tipo manchego, emmentall y por el estilo,
pero sin exagerar de cantidad.
Dos ensaladas pequeñas o una ensalada y una taza de verduras, que tengan menos del 10 % de hidratos de carbono, al día.

Para beber:
Agua, café descafeinado, té de hierbas (poleo, manzanilla, etc).
¿Qué es lo que NO se come?

Quedan absolutamente prohibidos:
El azúcar y derivados (miel, mermeladas, chocolates, etc).
Las Harinas de cualquier tipo y cosas que l a contengan (Pan, pastas,
pasteles, etc).
Los cereales, el maíz, las legumbres y, de momento, la fruta y zumos de
fruta.
Las patatas y las féculas en general.
La leche y en general todo aquello que tenga más del 10 % de hidratos de
carbono.

Incluiré una relación de contenido de HC en los alimentos en estas mismas páginas. De todas formas los libros de cocina buenos suelen llevar relaciones con las calorías y HC de los alimentos.

Puntualizaciones:
La leche queda prohibida (15% de Hidratos), pero se puede tomar algo de nata líquida con el café (sólo 4 % de hidratos), pero sin pasarse.
La fruta, de momento también se prohíbe, pero luego se va incorporando en fases más suaves del régimen.

Huye de los embutidos, sobre todo los cocidos, a los que se añaden féculas y azúcares.

En la composición de los alimentos todo lo que termine en "osa" (fructosa, maltosa, dextrosa, glucosa, etc) es azúcar. Léete todas las etiquetas de lo que comas y te asombrarás de la cantidad de cosas que llevan azúcar.

Desde la pasta de dientes a los chorizos pasando por las salsas y patés.
Nada de alcohol (de momento), ni de cafeína (viva lo lait).
Ojo con los chicles y caramelos "sin azúcar", llevan sorbitol y manitol ,
son polialcoholes que se metabolizan como hidratos de carbono.

La idea es comer bien. Olvídate, de momento, de las cositas a la plancha y los trocitos pequeños. Hazte las carnes y pescados como más te gusten: fritas, cocidas, en salsa... Estas últimas sin harina, espésalas con nata líquida. No te pongas más límite a las cantidades que tu propia hambre, es decir: No comas sin hambre. Pero si dudas si tienes hambre o no, come.

Las proteínas y las grasas tienen, afortunadamente, un enorme poder saciante y lo que comas de más ahora, lo recuperas al no tener hambre luego.

A éste respecto estáte atenta a tí mismo y verás como en pocos días tu
apetito sufre una disminución. La causa es que, al no depender de lo que
comes para tu suministro de energía, sino que tu cuerpo va quemando la
grasa contínuamente, no tienes bajones de azúcar, por lo que no tienes
crisis de hambre.

Ésto lleva a que, casi sin darte cuenta, acabes comiendo menos de lo que solías comer antes. Hay detractores de la dieta que alegan que es una dieta de calorías encubierta, con la diferencia de que es el propio dietista el que disminuye las cantidades. No es cierto, pero si lo fuese, ¿No la convertiría eso en maravillosa? el hecho es que no padeces hambre ni te sientes limitado a la hora de comer.

Por el mismo motivo, no tienes bajones a media mañana o media tarde ni la necesidad de dormir una siesta después de comer...Pasadas las dos semanas primeras y suponiendo que todo haya ido bien, hay que incrementar poco a poco el nivel de carbohidratos en la dieta. Para ello aumenta en cinco gramos diarios la cantidad de hidratos durante una semana. Si se mantiene la pérdida de peso y el test de acetona sigue dando positivo, puedes aumentar otros cinco gramos en la siguiente semana. Y seguir haciéndolo hasta que encuentres el punto en que el test deja de dar positivo y tú dejas de adelgazar. Éste es lo que Atkins llama Nivel Crítico de Carbohidratos y es distinto para cada persona. Ajustas entonces tu dieta a un punto ligeramente inferior a ése nivel y ya está, has entrado en la segunda fase de la dieta.

LA FASE DE PERDIDA PROGRESIVA DE PESO:
Aquí poco hay que explicar. Se trata de mantenerse por debajo de ese punto en que sabemos que dejamos de adelgazar y ya está.

Esto que tan sencillo suena, puede ser complicado al principio. Necesitas
ir comprobando, a base de intento y error, cómo reacciona tu cuerpo a cada aumento de la dieta. En ésta fase hay que ser tremendamente rígido con la dieta y controlar absolutamente todo lo que tomas, para saber seguro cuántos hidratos estás comiendo.

Si te equivocas y te pasas, lo que hay que hacer es volver al nivel de 0 gramos de HC hasta que vuelva a dar positivo el test de acetona y entonces aumentar los hidratos hasta el último nivel "seguro" conocido y volver a intentarlo. De todas maneras, ni tiene porque ser un mal viaje, mientras haces todas esas pruebas y demás estas aprendiendo cosas sobre tí mismo y, lo que es mejor, estas adelgazando y perdiendo volumen. Lo que yo te aconsejo, es aumentar las raciones y la cantidad de ingredientes de las ensaladas y verduras. Es lo más satisfactorio.

Hay que tener en cuenta que el cuerpo no es una máquina y no reacciona como tal. A veces se pierde más, a veces menos y a veces nada. En esta dieta gran parte de las personas tienen estancamientos, "atasques" los llamo yo, plateau le dicen los americanos. Según Atkins, no es un verdadero atasque hasta que no lleves varios meses pesando lo mismo y sin saltarte la dieta. De todas formas ya hablaremos sobre ellos y sobre cómo superarlos, más adelante. Al principio no son un problema, suelen suceder mucho más adelante, cuando ya has perdido bastante.

LA FASE DE MANTENIMIENTO:
Aquí tengo que hablar de oídas, porque nunca he llegado a pesar lo que
quiero. Atkins insite en que esto no es un régimen para adelgazar. Es una
nueva forma de comer para toda la vida. Si has alcanzado tu peso y vuelves a traer a tu dieta y a tu vida todo aquello que te llevó a ser alguien obeso, volverás a serlo y con mucha más rapidez de lo que crees. Como te decía más arriba la obesidad no es fruto de tu gula. Es una enfermedad.

Asúmelo y plantéate que estás obligado a seguir una forma de comer
adecuada a tu cuerpo para toda la vida. La buena noticia es que se puede comer de maravilla sin sentir hambre ninguna y disfrutando de platos deliciosos. Piensa: si fueses diabético, por poner un ejemplo, tendrías que seguir un régimen para toda la vida, pero con el agravante de que cualquier infracción la pagarías muy cara... Siendo obeso, las
infracciones tiene fácil remedio.

Lo que Atkins propone es aumentar un poquito más la ingesta de Hidratos, en forma de pequeñas "alegrías" (una patata aquí, una tostada allá) y mantener un ojo continuamente sobre la báscula. Previamente nos hemos marcado un peso límite, sobrepasado el cual volvemos al primer estadio de la dieta hasta haber vuelto al buen camino. Por ejemplo, si tu peso ideal es de 60 kg. pues adelgaza hasta los 58 y permítete pequeñas alegrías.

Continúa pesándote todos los días y si sobrepasas los 62 kg, por ejemplo, pues vuelve a la dieta dura hasta volver a pesar 58 kg.

También quiero decirte que todo este rollo parece más lío de lo que es.
Una vez que comprendes bien los principios en los que se basa, asumes qué alimentos puedes comer y cuáles no, y te haces con una buena batería de recetas, la dieta se hace muy fácil de llevar.

Vuelvo a insistir en que todo aquél que se decida a llevar ésta dieta
debería leer el libro de Atkins. Y mejor aún encontrar u n médico que no
sea refractario a todo este asunto de los regímenes bajos en HC y se avenga a controlarte mientras haces el régimen. Este es un viaje a largo
plazo, una nueva forma de vivirte a tí mismo y de relacionarte con los
alimentos.

En fin, las palabras no han sido pocas, y espero no haberte despertado más dudas de las que te haya aclarado. Por supuesto estoy suponiendo que no tienes ningún problema médico ni nada por el estilo. Recuerda que yo no soy médico ni soy nadie para decirle a nadie lo que debe o no comer. Tan sólo puedo transmitirte mi experiencia con esta dieta y tú decides.

Te animo a probar dos semanas... y luego decidir. No tienes nada que
perder: sólo el peso. ¡Ánimo!

PROS Y CONTRAS DE LA DIETA DEL DR. ATKINS*
Allá por los años 60, un cardiólogo americano, el Dr. Robert C. Atkins
desarrolló una dieta novedosa que difería, y difiere, notablemente de las
dietas establecidas por el dogma oficial de la clase médica: una dieta en
la que se restringía drásticamente la cantidad de Hidratos de Carbono que
se ingerían.

La polémica estaba servida. Por un lado el estamento médico oficial anatemizó al Dr. Atkins como si fuese un curandero. Se criticó y se critica la dieta de todas las formas posibles. En internet o en cualquier libro sobre dietas encontraras, como yo he encontrado, todas las críticas posibles:
- que es una dieta descompensada, que si a la larga te daña el hígado/los
riñones/el corazón
- que si te hará subir el colesterol y el ácido úrico
- que si es una dieta alta en grasas
- que si sólo se pierde agua con ella
- que si se pierde mucha masa muscular además de la grasa
- que es una dieta aburrida
- que favorece el cáncer de colon
- que cuando la abandonas recuperas todo lo perdido
- que es cara
- que es una dieta de calorías camuflada
- qué si... qué se yo.

Por otro lado los que la probaban comprobaban lo siguiente
- que la dieta funciona, perdiendo, a veces con mucha rapidez, peso y
volumen.
- que desaparece la ansiedad y disminuye grandemente el apetito
- que adquieres una nueva vitalidad y energía
- que desaparecen los "bajones" y somnoliencias durante el día
- que se puede comer magníficamente y no tener sensación ninguna de "estar a régimen"
- que muchas pequeñas molestias y enfermedades encuentran mejoría con esta dieta
- que sus niveles de colesterol tienden a reducirse y los de triglicéridos
bajan espectacularmente
- que su nivel de glucosa en sangre se estabiliza
- y muchas cosas mas...

Esta polémica viene durando 30 años y no parece tener vistos de terminar.
Yo, naturalmente, soy partidario acérrimo de la dieta del Dr. Atkins por
una razón simple: a mí me funciona. Los médicos tradicionales, los
partidarios de las dietas bajas en calorías, me dan una serie de razones,
muchas de ellas con sospechosos visos de supersticiones más que de hechos científicos, pero ninguna solución.

Las dietas bajas en calorías no me sirven por una simple razón: no soy capaz de seguirlas. Me reducen el humor, la energía, me producen momentos de bajón tremendos durante el día, en pocas semanas me estabilizo y dejo de perder y, sobre todo, sobre todo, estoy siempre, siempre insatisfecho.

No sé si soy personas a las que les sobre algo de peso, digamos cinco o
seis kilos, y con unas cuantas semanas de dieta baja en calorías podes
alcanzar nuestra meta de poneros el bikini durante el verano o caber en el
vestido de fiesta para esa boda a la que debes ir... Pero cuando te
sobran 40 kilos como a mí, el hacer dieta es algo de por vida. De alguna
forma me va la vida en ello. Hasta que inventen la pastilla milagrosa que
nos ponga a todos maravillosamente en forma, la única herramienta con la
que contamos es la dieta (cirugía aparte, claro).

De todos los inconvenientes que se le achacan arriba a esta dieta puedo
asegurar que muy pocos tienen ninguna base real. Tal vez exista en algunas personas cierto riesgo de que se suba el ácido úrico (a mí en dos años casi seguidos que llevo la dieta no me ha subido nada, pero hay personas más sensibles).

Todo lo demás es, simple y llanamente, falso. Es cierto que la dieta contradice muchos de los dogmas de la dietética oficial, pero resulta curioso que en todo el mundo sólo haya un centro que se haya dedicado al estudio de los efectos de las dietas bajas en carbohidratos a corto, medio y largo plazo: La clínica del Dr. Atkins.

Cuando he discutido con médicos "estándar" sobre la dieta me he encontrado con que la mayoría repiten las cuatro reglas manidas de siempre.

Que prácticamente ninguno ha estudiado realmente los efectos de este tipo de dietas con seriedad. Que ninguna ha sabido decirme qué estudios
científicos ha leído sobre el tema.... (Un dato para la reflexión: Número
de Horas que se dedica a Dietética y Nutrición durante los seis años de carrera de medicina.

Este dato me lo aportó un familiar mío recién licenciado en medicina con el que tuve una larga y acalorada conversación hace un par de años. Me confesó que lo único que había estudiado había sido un cursillo de verano fuera de la programación oficial de la carrera de una duración de ¡4 horas!...)

No quiero aquí hechar más leña al fuego. Dejar que los expertos discutan en uno u otro sentido, para eso cobran y de eso viven. Pero yo estoy aquí para dar testimonio, mi testimonio. Lo que les cuento de la dieta lo he vivido en mi cuerpo y en mi mente. No lo he leído y ya. No son referencias de un libro más o menos bien escrito (Reconozco que el estilo del Dr.Atkins escribiendo parece propio de un anuncio de venta por catálogo).

Son vivencias propias y, por tanto, me siento autorizado a compartirlas con ustedes.
Por eso no voy a citar estudios clínicos ni estadísticas ni razones
antropológicas ni nada por el estilo. Solo contaré como es la mecánica de la dieta, cómo la sigo yo personalmente y quien quiera leer acerca de l os fundamentos médicos, clínicos y bioquímicos de la dieta, que se lea el
libro "La nueva revolución dietética del Dr. Atkins". Publicado en España por Ediciones B y Editorial Punto de Lectura. En una colección de libros
de bolsillo de gran tirada y precio barato.

Es un libro donde se desarrollan todos los aspecto de la dieta y, en algunos pasajes, no demasiado fácil de leer. Pero cuando lo que te juegas es, posiblemente, tu felicidad, tu bienestar contigo mismo, tu aceptación y, posiblemente, la de los demás.... bien vale la pena el esfuerzo.

Cotillenado por Internet ha caído en m i s manos una noticia que viene al pelo de todo lo dicho anteriormente. Permitiéndome que les traduzca:
NuevaYork,18 de Febrero (Reuters Health)-- La dieta extremadamente
restrictiva en Hidratos de carbono de Atkins, una manera efectiva de
perder peso, es segura de acuerdo con los estudios presentados a la
Sociedad del Sur de Medicina Interna General de Nueva Orleans.
En una conferencia de prensa, los investigadores también dijeron que sus estudios no encontraron ninguno de los riesgos para la salud proclamados por la Asociación Americana de Dietética, como los efectos potencialmente peligrosos para el funcionamiento del hígado y los riñones.

"En cuatro meses con la Dieta de Atkins, hemos sido capaces de confirmar científicamente lo que el Dr. Atkins ha constatado en su práctica durante las pasadas décadas.

La dieta baja el colesterol y los triglicéridos y sube el HDL (Colesterol de Alta densidad o "colesterol bueno")... lo cual puede representar una aproximación totalmente nueva en el control y la prevención de las enfermedades de corazón," dijo el jefe de los investigadores el Dr. Eric C. Westman, profesor adjunto de medicina de la Universidad Duke de Carolina del Norte.

Como ya les he dicho, son tantos los que atacan la dieta sin haberla
probado... son tan pocos los que la critican sin haber hecho una
investigación seria, que vale la pena constatar cosas como ésta.

Esta página fue modificada por última vez el 27-Jun-2020

Esta web se actualiza muy a menudo . Recomendamos una resolucion de 1024x768
Tener Java habilitado e instalados los plugins de Macromedia Flash .
Si algun contenido aqui expuesto gozara de derechos personales , de autor etc , etc ruego me lo indiquen
para poder tomar las medidas oportunas y modificarlo .
©2010 Diseño Web By N&N