* * * Refrigeración y Aire acondicionado * * *
 
::Welcome:: - Curso gratis de Formación Técnica - ::Bienvenidos::
Principal
Inicio
Mapa de sitio
Links
Indice de temas
Contactos
Búsqueda personalizada
  Estados de la materia:
La materia puede encontrarse en tres estados diferentes que son sólido, líquido y gas. Este estado viene determinado por la energía de las moléculas (temperatura), es decir, el agregar o quitar calor puede conducir a un cambio de estado físico de la materia.

Desde el punto de vista de los estados existentes en los circuitos de aire acondicionado, solo estudiaremos la evaporación y condensación.

 

Evaporación :
Este proceso también se conoce con el nombre de ebullición. La principal diferencia entre el estado líquido y el estado gaseoso, estriba en que en estado gaseoso las moléculas de la sustancia están más separadas que en estado líquido. Esta separación se debe al vencimiento de los enlaces que mantenía unidas las moléculas, causado por un recibimiento de energía. Es decir, en estado gaseoso las moléculas tienen más energía que en estado líquido, y si estas moléculas pierden calor pueden volver de nuevo al estado líquido.

Resumiendo podemos afirmar que para producir la evaporación de un líquido hay que suministrarle calor, mientras que para condensar (licuar) un vapor hay que quitarle calor.
Cuando hierve un fluido, lo hace siempre a temperatura constante. Por ejemplo, todos sabemos que el agua (a nivel del mar) hierve a los 100°C.
Esta temperatura de ebullición se mantiene constante independientemente del calor que le apliquemos. El calor aplicado variará la velocidad de ebullición.
La única manera de variar la temperatura de ebullición de un líquido es variando la presión a la que está sometido.
Este efecto es el que se utilizará para extraer calor de un recinto con un equipo de aire acondicionado, a diferencia que en lugar de agua se utilizará un fluido que hierve a una temperaturamucho más baja que la del agua (el R22 hierve a -40°C) y en consecuencia podrá absorber calor de materia a una temperatura muy inferior para poder evaporarse. Utilizaremos este fluido para enfriar el aire del recinto a climatizar, obligándolo a evaporarse mediante la absorción de calor del mismo aire.
En el evaporador de una equipo de aire acondicionado es donde se substrae el calor (generación de frío), por lo tanto el refrigerante, a su paso por el evaporador, ha de ser capaz de sustraer del entorno todo el calor posible y la mejor forma de hacerlo, es cambiar de estado. El cambio de estado más favorable es el proceso de evaporación.
Si disponemos un fluido en estado líquido (Refrigerante), es posible hacerlo evaporar mediante la aportación de calor; pero, dependiendo de la presión a la que está sometido, éste lo hará a una temperatura u otra.
Hay muchos factores influyentes en la temperatura del evaporador, es decir a que temperatura deberá evaporar el refrigerante. Obviamente, cuanta menos temperatura tenga el intercambiador; más rápidamente será enfriado el aire que pase a su alrededor, en contrapartida, si la temperatura es inferior a 0°C el agua que condensará el aire del recinto al ser enfriado a su paso por el evaporador, se congelará y provocará un bloqueo en el intercambiador lo cual podría provocar una posterior avería del equipo.
Otro factor a tener en cuenta es la salud del usuario, por ejemplo, no es saludable una impulsión de aire de -15°C. Teniendo en cuenta estos factores es fácil comprender porqué la temperatura de evaporación para la mayoría de los fabricantes sea de 0° a 6°C que equivaldría en R22 a una presión de 4 a 5 kg/cm2, en R407C a una presión de 5 a 6 kg/cm2.
Visto esto podemos observar como la diferencia básica entre la evaporación del agua y la evaporación de los gases refrigerantes, es que el agua se evapora a un a temperatura superior a la del cuerpo humano y por eso obtenemos la sensación de calor, mientras que los refrigerantes lo hacen a una temperatura inferior y por ese motivo obtenemos la sensación de frío.

Condensación:
El proceso de condensación o licuación, es el encargado de la reutilización del refrigerante que ha sido ya evaporado. Este deberá volver a transformarlo al estado líquido para poder volver a evaporarlo de nuevo y reiniciar el ciclo sucesivamente.
Si tenemos un fluido en estado gaseoso, lo podemos condensar mediante la sustracción de calor (la inversa a la evaporación). Pero en una vivienda no disponemos de ningún fluido a la temperatura adecuada para sustraer calor a un gas que está a una temperatura cercana a 6°C. El único fluido del cual se dispone en una vivienda sin que represente ningún coste económico es el aire exterior, pero este estará en verano a una temperatura demasiado elevada.
Pero al igual que en la evaporación, podemos variar la temperatura de condensación, variando la presión a la que el gas está sometido. Por lo tanto la función de la unidad condensadora, es elevar la presión del gas para conseguir aumentar la temperatura de condensación de tal forma que ésta sea superior a la temperatura del aire exterior (hay que tener en cuenta que en verano la temperatura exterior probablemente exceda los 35°C).

La temperatura de condensación que el equipo buscará será de unos 50°C que equivale a una presión de condensación de unos 18,5 kg/cm2, con lo que el aire exterior a 35°C estará lo suficientemente frío para poder sustraer el calor al gas a través del intercambiador de calor exterior y condensarlo.

La presión de condensación variará dependiendo de la temperatura del aire exterior. Para poder aumentar la presión del refrigerante en estado gaseoso el equipo utiliza un compresor eléctrico.
Si aspiramos el gas procedente de la evaporación y lo comprimimos mediante un compresor, conseguiremos reducir el espacio que hay entre sus moléculas, pero estas conservarán aún una gran cantidad de energía interna (calor absorbido durante la evaporación + energía aportada por el trabajo de compresión) que no permitirá que acaben de enlazarse, y a consecuencia no permitirá que se convierta en líquido. Por este motivo es necesario extraer el calor de este gas a alta presión. La compresión del gas se realiza mediante el compresor, y la extracción de calor mediante el intercambiador térmico del exterior a través del condensador.
Una vez tenemos el refrigerante de nuevo en estado líquido, hemos de volver a reducir la presión, para poder volver a introducirlo en el evaporador (intercambiador interior). La reducción de presión se consigue mediante el tubo capilar, que es un tubo muy fino y largo que solo permite el paso de una cantidad muy pequeña de refrigerante.

ciclo de enfriamiento

  Esta página fue modificada por última vez el 24 Julio, 2019

Links Útiles
 

 

   

Esta web se actualiza muy a menudo . Recomendamos una resolucion de 1024x768
Tener Java habilitado e instalados los plugins de Macromedia Flash .
Si algun contenido aqui expuesto gozara de derechos personales , de autor etc , etc ruego me lo indiquen
para poder tomar las medidas oportunas y modificarlo .
©2010 Diseño Web By N&N